Imagen de uso ilustrativo.
Atotonilco el Alto, Jalisco. 

Las cárceles municipales, como la cerrada recientemente en Atotonilco el Alto, tienden a ser cerradas para dar paso a las regionales o las de alta seguridad, explicó el académico investigador de derecho de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Fernando Espinoza de los Monteros, esto porque los municipios no pueden brindar garantías mínimas y  lo correspondiente a los derechos humanos.

Explicó el académico a  detalle:

“Ahora hay una tendencia, no solamente respecto a la seguridad sino también de respetar los derechos humanos de los encarcelados. Y respetar los derechos humanos de los encarcelados es, entre otras cosas, proporcionarles una buena alimentación, limpieza y una buena preparación de los alimentos ya es materia de conversar, y por esto es que hay este tipo de situaciones”.

La cárcel de Atotonilco cerró a decir de las propias autoridades municipales por las mismas razones enumeradas por Espinoza de los Monteros, ya que no podían garantizar el respeto a los derechos humanos de los reos. El mismo caso se dio en Puerto Vallarta, donde las celdas estaban en la zona urbana con poco espacio y había malestar de los vecinos debido al constante temor de una fuga, por lo que el cierre fue una decisión acertada, ejemplificó el investigador.

Por otra parte, Espinoza de los Monteros comentó que aunque la cárcel fue cerrada, el municipio de Atotonilco el Alto no tiene la obligación de abrir un nuevo centro penitenciario, sólo tener separos para faltas administrativas:

“Debieran de tener una cárcel municipal solo para las faltas administrativas y no para las acciones de carácter penal y esto va en dirección también a las partidas judiciales. Hay diferentes partidas judiciales y cuando las personas son detenidas tienen que ir a una cárcel donde haya juzgado, porque los jueces de menor categoría no los pueden juzgar”.

El académico en derecho de la UdeG señaló que hay una cuestión que ninguna cárcel en el mundo logra cumplir a cabalidad, al menos que él haya visto y es reintegrar a los individuos de manera efectiva a la sociedad.

Por Juan Carlos Salcido Hernández.