Ocotlán, Jalisco

Este jueves 9 de mayo se realizó la presentación del libro “Ocotlán y su  Identidad Colectiva en movimiento” de  Diego Nápoles Franco, egresado de la Licenciatura en admistración de empresas en el Centro Universitario de la Ciénega, quien durante sus estudios de doctorado decidió profundizar en el tema de la metropolización en Ocotlán, aspecto abordado sociológicamente para entender la percepción de los habitantes de la ciudad ante la metropolización.

Nápoles Franco decidió tomar como objeto de estudio la identidad colectiva al ser una cuestión que tiende a aglomerar a las personas. Esto implicó un reto importante para él, al no ser sociólogo.

La investigación utilizó una metodología cualitativa y abordó distintos actores expertos en el municipio. Al acercarse a la población ocotlense encontró coincidencias y discrepancias subjetivas relacionadas en el espacio socio urbano.

“Yo percibía un Ocotlán distinto o más próspero aun con esos indicios de bondad y efervescencia económica pero me di cuenta que el lugar había empobrecido bastante, ya había un gran cantidad de habitantes que carecían de trabajos y servicios básicos y transporte público, yo encontré una ciudad diferente que cuando yo estudiaba aquí del 89 al 2006

Diego Nápoles Franco admitió que realmente profundizó en el reconocimiento de la estructura física de la ciudad hasta que comenzó a recolectar información para su investigación al constatar la observación de la realidad y realizar visitas de campo.

El autor opinó que los ocotlenses mantuvieron la visión  idealizada del municipio de manera permanente ya que por necesidad migró a este lugar pero la globalización posteriormente creó un efecto de precariedad, la oferta de trabajo fue mínima y los pobladores ya no encontraron más salida que quedarse en el mismo sitio.

Diego Nápoles Franco explicó el efecto migratorio que posee el municipio relacionándolos a las industrias económicas establecidas en la zona las cuales para subsistir al emigrar a lugares como Estados Unidos o Guadalajara.

“Creo que los flujos han continuado de personas, han crecido la ciudad y no rebaso, no hablamos de una localidad que es Ocotlán. Hablamos de una zona metropolitana donde tienen que ver económicas importantes económicas e interacciones con Poncitlán, Tototlán y Jamay y que ello conlleva a una expansión urbana que es rebasada, tenemos que voltear hacia atrás y ver cuál es la identidad para tratar de tener un mejor rumbo para la sociedad ocotlense”

Diego Nápoles analizó tres periodos importantes del resurgimiento de los símbolos religiosos en 1847 cuando se do el evento sísmico, la  llegada de las industrias a partir de 1935 de empresas como Nestlé y Celanese y la llegada de centros escolares como el Centro Universitario de la Ciénega o el Instituto Tecnológico de Ocotlán cuya función prepara a su alumnado para comercios de la región.

Anotó que el libro abre caminos para explorar la perspectiva política, económica y cuestiones de aspectos de medio ambiente que son importantes como es la contaminación de los ríos cercanos y el Lago de Chapala.

El libro fue parte de la tesis de doctorado de Diego Nápoles Franco el cual abarcó desde 2012 a 2015 y toma base de la tesis doctoral que versaba sobre los impactos globales en los ocotlenses como caso de estudio por lo que decidió tomar un apartado y lo reelaboró a finales 2017, concluyéndolo a manera de libro para que el lector pudiera apreciarlo alejado de los tecnicismos que comprendidos dentro un estudio de tesis.

Por Diego Iván Vera