Ocotlán, Jalisco

Como primer acercamiento para detectar cuáles son las verdaderas condiciones en las que se encuentran las plantas tratadoras de agua de Poncitlán y de sus delegaciones, miembros de la Comisión Nacional del Agua, Comisión Estatal del Agua e integrantes del cabildo, realizaron un segundo recorrido por el municipio para verificar las irregularidades de las plantas y después especialistas de la materia realicen los estudios pertinentes para proceder con los proyectos de rehabilitación.  

La planta que se ubica en la cabecera municipal es la que cuenta con mayores irregularidades no solo porque no opera en la actualidad, sino por su descuido y abandono de casi cuatro trienios con grandes cubiertas de pastizal y pésimo estado del agua, es por ello que se necesita de una nueva tratadora para que todo lo que se vierta al río cumpla con los paradigmas establecidos, dijo el operador de plantas tratadoras en la  Ciénega de la CEA, José Madrigal.

“Básicamente no es que tenga que ver con la cantidad de habitantes, sino de la clasificación del río, entonces en este caso lo clasifican como un cuerpo tipo ‘C’ que es lo más regular que tenemos aquí en el país, entonces el sistema laguna en su momento cumplía para un tipo ‘B’, ahora por la escasez que se tienen de los cuerpos básicamente tiene la necesidad de cambiar la modalidad en su proceso de tratamiento”.

Dicha planta cuenta con alrededor de 30 años de construcción y en su momento fue de los proyectos más ambiciosos en el municipio por el gobierno en turno; sin embargo, hace 12 años la misma dejó de operar de manera definitiva.

Por su parte, el director de Agua Potable, Drenaje y Saneamiento de la CONAGUA, Reynaldo Díaz Hernández informó que  una parte del porcentaje de los ingresos para la recaudación del agua potable en el municipio va directamente con el proyecto de la sanación de las cuencas y por lo tanto se debe de contemplar en trabajos de rehabilitación de las plantas tratadoras, su mantenimiento y su reparo en caso de falla, cuestión que no se ha hecho desde hace años.

“Toda la gente paga un recibo de agua, en ese recibo se le cobra un porcentaje en cuanto al saneamiento y ese recurso de saneamiento debe ser especialmente para invertirlo en obras de saneamiento o lo que hagan falta para sanear sus aguas, por ende el recurso que se cobra debe ser empleado con este fin”.

En cuanto al resto de los diagnósticos, como es el caso de la planta tratadora de Cuitzeo, se necesita de una rehabilitación total por el abandono en que se encuentra; la planta séptica de Santa Cruz El Grande que se encarga de regularizar el mal estado del agua de la población para después ser desechado en el arroyo vecino y a la par en el Río Santiago se encuentra en total abandono y en pésimas condiciones, que para variar, no da abasto para regularizar el líquido en su mejor estado posible.

Finalmente el cárcamo del Infonavit Juan Pablo II y una pequeña planta en la delegación de San Jacinto, se mantienen igual de descuidados con grandes pastizales y otro con quemas en sus alrededores, que por ende, entorpecen las actividades para las que fueron diseñadas.

Por Iván Ochoa