Ocotlán, Jalisco.

Después de pasar cuatro meses en cárcel de manera preventiva, el último secretario general de Industrias Ocotlán, Felipe Velázquez Hernández, fue puesto en libertad en el mes de septiembre, señaló que él en conjunto de 69 trabajadores de la empresa están a la espera del proceso jurídico en el que apelan a que se les pague el dinero adeudado desde el 2007 por su colaboración en Industrias.  

Mientras que el resto de los 350 trabajadores ya no pueden reclamar su parte, ya que ellos han recibido pagos correspondientes de forma paulatinamente en los últimos dos años debido que existen dos convenios sobre la liquidación, uno reconocidos por una parte y otro que no, mencionó Velázquez Hernández:

“Al término de que se tuvo una audiencia de mediación alternativa el Ministerio Público de Poncitlán, acordamos el 26 de noviembre del 2015, que ellos vendían; pero que a las 429 nos dieran lo que firmamos ante el notario público, nuestras cuantificaciones y en esos términos se firmó ese convenio. Ellos a mediados de diciembre dan siete mil pesos como parte de nuestro dinero, pero a cambio dan a firmar un convenio donde la segunda cláusula dice me someto a la legislación de Ocotlán, Jalisco, renunciando a mi fuero de domicilio presentes o futuros”.

Durante el 2015 hasta la fecha, se han realizado cuatro liquidaciones: aproximadamente a 350 trabajadores que forman parte de la adjudicación de bienes de Industrias Ocotlán; diciembre 2015, mayo y noviembre del 2016 y mayo 2017. Sin embargo, los que firmaron el convenio en el municipio de Poncitlán no pueden demandar esta irregularidad en Ocotlán debido a que el convenio fue firmado en el primer municipio ya mencionado.

Por otra parte, el secretario general de Industrias Ocotlán puntualizó que el problema que se suscitó en la empresa fue un tema político y de dinero en el que un grupo de 50 personas de los mismo trabajadores, tomaron la decisión de comenzar a vender la maquinaría que ya había sido evaluada en su momento por un monto de 320 mil millones de pesos, informó Velázquez  Hernández:

“Este tema lo vemos como político, de poder y de dinero, porque en este caso este grupo se inclinaron por la venta de la empresa y ellos nos despojan de las instalaciones el día 6 de abril del 2014 nos sacan a la fuerza y bueno es cuando ellos toman el control, nosotros acudimos ante las autoridades competentes, ellos argumentaban que como eran también dueños no podían intervenir directamente que arreglaramos nosotros las diferencias. En septiembre del 2015 estos señores comienzan a vender maquinaria sin la autorización de los 429, por ahí un grupo de 50 personas toman esas decisiones”

Industrias Ocotlán sigue perteneciendo a los 429 empleados, sin embargo, ya no tienen el derecho a reclamar el dinero que desde un inició se había estimado para cada uno debido al convenio firmado en 2015; los montos eran aproximadamente de millón y medio.

Por María Ramírez Blanco.