Ocotlán, Jalisco

Enrique Toussaint, Analista político, periodista e internacionalista por la Universidad de Guadalajara visitó el Centro Universitario de la Ciénega el martes 11 de febrero con la charla “La importancia del análisis en el periodismo”. Ante un auditorio lleno, el periodista compartió las experiencias recabadas después de años en el gremio de la información, recalcó la importancia de la labor periodística como una práctica constante y no de reproducción monótona de la nota diaria.

“Yo creo que los medios de comunicación y el periodismo tienen algo que desde mi punto de vista, no tienen ninguna otra profesión, que es la adrenalina de todos los días. Todos los días vives con pasión, con adrenalina son sucesos diarios, estás conectado en todo momento a los temas que suceden. Creo que el periodismo es una de esas actividades muy nobles, que te regresan mucho, pero para eso le tienes que dotar de sentido”. 

En la charla, que se realizó en el marco del quince aniversario de la Licenciatura en Periodismo, ofertada en el campus cieneguense, Toussaint puntualizó las debilidades de la profesión siendo la violencia e inseguridad un obstáculo en el ejercicio diario ya que somos el país con los datos más alarmantes en contra de comunicadores y defensores de los derechos humanos con al menos 144 asesinatos desde el año 2000 esto según datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y calificado como uno de los países más peligrosos para ejercer la profesión,  incluso ante países del medio oriente, donde las tensiones bélicas son constantes, según la UNESCO.

Es un momento muy difícil, la inseguridad, las presiones, lo podemos ver todos los días; Creo que la mayor amenaza que existe en este país es a la libertad de expresión, que haya periodistas, reporteros y medios de comunicación que se callan, por miedo a perder la vida y que se callan por miedo a terminar en un ajuste de cuentas”.

Como conclusión el analista dijo que el futuro del periodismo tiene que venir de los periodistas y no de los dueños de empresas, que muchas veces no empatizan con la profesión, hay casos de éxito que suponen una inversión menor pero con un rigor e investigación pulcro y preciso. Ya no hay tiempo para reproducir el mensaje oficial, es deber de todos reconciliarse con la audiencia y otorgarle una opción confiable y en ello no tiene que haber muerte, solo verdad.

Por Diego Barba