Poncitlán, Jalisco. 

Por la constante presencia de animales ponzoñosos en el kínder Sor Juan Inés de la Cruz en Cuitzeo, Poncitlán,  provenientes de los lotes baldíos aledaños al mismo, fue que una brigada conformada por madres de familia, trabajadores del programa “Mano con Mano” de Poncitlán y el promotor del Centro de Salud en Poncitlán, Daniel Arturo Costa García, dieron limpieza  a los lugares pues presentaban poco mantenimiento, maleza y escombro, lugar ideal para que estos animales puedan proliferar.

Costa García explicó la importancia de realizar este tipo de trabajos, los cuales fueron hechos con autorización de la delegación y que además es un problema muy presente en Cuitzeo:

“Nosotros en Centro de Salud constantemente estamos difundiendo información acerca de la responsabilidad que como particulares tenemos de la limpieza de los baldíos. En Cuitzeo tenemos más de cien baldíos y sí hay problemas ahorita por alacranes; gracias a Dios no hemos tenido constantemente picados de alacrán”.

En cuanto a la limpieza de los lotes colindantes al kínder, esta comenzó el martes y se extenderá hasta este jueves, y contó con el apoyo de padres de familia de la misma institución, quienes aseguraron que no ha habido niños picados por alacranes, pero sí es común que se encuentre a los insectos en los salones, por lo que era muy necesario hacer algo.

El mismo promotor de la Salud platicó como después del primer día de limpieza se dio cuenta de cómo está la situación en este centro educativo particular:

“Para mí se me hizo muy triste el comentario que nos hizo la directora, que no era el primer alacrán que les salía en el día, osea, es cierto que no encontramos muchos ayer en la primer revisión pero ciertamente sí es común que salgan alacranes en el preescolar, por lo que para nosotros es importante controlar lo que son los entornos, sin soslayar la verdad la importancia de la participación en esto de los padres de familia”.

Por último, el promotor invitó a los ciudadanos a que limpiarán sus propios lotes, pero que lo hicieran de la manera adecuada, es decir, que primero quitaran la maleza, ya fuera con herbicida o de manera manual y después si lo deseaban rociar insecticida, de esta manera acabarían con los insectos y los dejarían sin lugares donde refugiarse.

Por Juan Carlos Salcido Hernández.