Ocotlán, Jalisco

Fue desde el mes de enero hasta la fecha, cuando el municipio de Chapala perdió más de 80 hectáreas de zona verde, debido a los múltiples incendios a la tala de árboles y  la limpieza de los terrenos para la cosecha de los agricultores, informó el titular de Protección Civil, Enrique Perales Miranda.

“Hemos tenido incendios en la zona de San Nicolás y Atotonilquillo que fueron donde iniciaron los incendios (mediados de enero) y hasta la fecha llevamos alrededor de 80 hectáreas quemadas, esto la mayoría a causa de la tala o de la limpieza de los terrenos para sembrar que no hacen sus medidas correspondientes, lo prenden y salen de control”.

El último incendio, se produjo el pasado fin de semana en el “Cerro Viejo”, como se le conoce a la cordillera que conduce de Chapala hasta Ixtlahuacán de los Membrillos, y parte de ese municipio; además de incendiarse el cerro “Jaway”, ubicado en la cabecera municipal. Mientras que en las localidades como San Antonio Tlayacapan y Ajijic no han sufrido ningún daño al respecto, ya que es una zona habitacional.     

De acuerdo con Perales Miranda, Protección Civil de Chapala ha realizado distintas reuniones con ejidatarios, comuneros y agricultores, para regularizar la cantidad de incendios en el municipio, pero hasta la fecha no ha habido respuesta por parte de estos últimos, ya que no hay un documento o reglamento que los amoneste.

Perales Miranda destacó que el 90 por ciento de los incendios han sido ocasiones por los mismos limpiadores de la zona agrícola. Además, uno de los bomberos encargados de la extinción de las llamas resultó lesionado por el alto volumen del mismo, y por la falta de materia prima para realizar dicha actividad.

“Este fin de semana estuvimos atacando en la Hacienda La Labor, entrando a Santa Cruz de la Soledad y hubo lesionado de mi personal, que se quemó a causa de la altura de la yerba (…) se quemó en una zona de su superficie corporal… pero ya está fuera de peligro, está en su casa, entonces no hay ningún problema de rehabilitación”.

El año pasado se consumaron alrededor de 280 hectáreas de pastizal en el municipio. Hasta ahora se ha quemado lo correspondiente al 25% de esa cifra aunque Perales Miranda no descartó que este año pueda ser superarla.

Por Iván Ochoa