Ocotlán, Jalisco

Para reformular protocolos de seguridad en casos de violencias hacia las mujeres e integrar aspectos que incluyan perfiles que determinen el tipo de riesgo de la víctima y el orden de protección que necesita, Gobierno del Estado, Fiscalía de Jalisco y la Secretaría de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres han realizado mesas de seguridad para discutir la mejora de estos mecanismos de protección, esto tras el feminicidio de Vanesa Gaytán Ochoa en Casa Jalisco en abril del presente año y luego de la última mesa se anunció la implementación de estas medidas.

María Guadalupe Ramos Ponce, profesora investigadora de la Universidad de Guadalajara y docente del Centro Universitario de la Ciénega, afirmó que aún no se conoce a profundidad los protocolos y actuación de las autoridades pero señaló la importancia de una coordinación conjunta con todos los niveles de Gobierno y opinó que el Estado tiene la obligación de proteger a las mujeres.

“Vamos a mitad del año y ya hay un centenar de mujeres asesinadas, entre el año pasado y este se disparó la violencia feminicida porque el hecho de que más de 100 hayan sido asesinadas debe ser motivo de preocupación. Definitivamente tienen la obligación de cumplir con los mejores estándares”

Guadalupe Ramos Ponce urgió que con la aplicación de estas medidas a las mujeres, se prevenga la revictimización y violencia institucional debido a inconsistencias  con autoridades o dependencias quienes suelen poner en riesgo a las víctimas al dar vía libre a los agresores que incurran nuevamente en agresiones, a su vez anotó la importancia de que la ciudadanía esté atenta. Además la académica señaló la importancia de que la opinión pública esté atenta a estas medidas de seguridad.

“Es importante porque tienen que señalar la información, socializar los protocolos e informar a las mujeres cuáles son los derecho siendo el más importante una vida libre de violencia y para que esto se garantice es obligación del Estado pero también esta oportunidad que pudiésemos tener como ciudadanía y sobre todo para aquellas mujeres que han vivido violencia para que señalen las situaciones vividas”

De acuerdo a Ramos Ponce existe un contexto de violencia criminal generalizada en todos los ámbitos de la sociedad que se agudiza en contra de las mujeres como el machismo y la misoginia. 

La investigadora de la Universidad de Guadalajara aseveró que las aspiraciones son el fortalecimiento del desarrollo democrático y el respeto a los derechos humanos para garantizar a las mujeres una vida y entorno libre de violencia por lo que el cambio debe ser más profundo que solamente emitir una orden de protección o un nuevo protocolo de atención de la violencia. 

Por Diego Iván Vera