Ocotlán, Jalisco

Hay fenómenos positivos que son visibles ante la multitud. Son aquellos que producen impactos en los sentidos. Son los que de una u otra forma impulsan al ser humano hacia el inevitable devenir. Sirven para que ese futuro sea mejor o al menos se intente vivirlo así. 

Un suceso simple puede constituirse en un fenómeno. El trabajo cotidiano representa el respeto hacia la humanidad.  Mujeres y hombres se destacan día a día, son fenómenos ejemplares. Quienes viven con nosotros lo son. En ellos hay maestros, hay enfermeras, hay abuelas, hay albañiles, hay niñas, hay ingenieros e investigadores. Realizan innumerables actividades, desarrollan roles dentro de la sociedad. Son fenómenos sociales, son seres capaces de transmitir amor. ¡Es inmenso el impacto que cada persona puede ocasionar en su entorno! 

Los sucesos se construyen en el instante preciso, y ese momento se transforma en fenomenal si aquel que lo vive lo siente como tal. La potencialidad del hacer requiere del compromiso de cada uno y asumido el mismo, todo intento por vivirlo es digno de realizar. Los fenómenos son tan simples como aquellos que deciden compartirlos. En la inmensidad de cada acto hay algo por aprender, por difundir, por concretar. 

Hay fenómenos en todas partes, es que donde hay vida encontramos esa chance de crecer. La sociedad es un fenómeno construido por todas las cualidades existentes. ¿Cuáles son los fenómenos que construimos?, ¿cómo cada uno de nosotros los vive?

Por Marcelo Pedroza