Invertir viviendas populares
Fotografía: The Darkroom - Baltimore Sun
Nueva York, Estados Unidos.

Escapes de agua, fallas en la calefacción, cucarachas y ratas, pintura al plomo descascarada: la ciudad de Nueva York deberá invertir más de mil millones de dólares para renovar sus viviendas populares, tras haber sido acusada de disimular durante años graves violaciones sanitarias.

Nueva York es más conocida por sus multimillonarios y sus apartamentos lujosos, pero es también una de las pocas metrópolis estadounidenses que después de la Segunda Guerra Mundial ha conservado una importante cantidad de viviendas populares administradas por una entidad pública, la Autoridad de Vivienda de la ciudad de Nueva York (NYCHA), financiada en parte por fondos federales.

La NYCHA administra aún unas 180 mil viviendas, ocupadas por unas 400 mil personas, esencialmente personas de edad y familias de ingresos muy modestos.

Desde hace años, el estado de estas viviendas es regularmente denunciado por los candidatos a las elecciones locales.

A fines de marzo, la ex actriz de la famosa serie televisiva Sex and The City, Cynthia Nixon, neoyorquina y candidata de izquierda al puesto de gobernadora del estado de Nueva York, visitó una de estas viviendas en Brooklyn, y salió horrorizada.

“Es verdaderamente espantoso”, declaró. “No es una crisis de vivienda, es una crisis sanitaria”.

El lunes, la fiscalía de Manhattan publicó el resultado de una larga investigación que echó luz sobre 10 años de mala administración, incluidos actos de disimulación deliberada de violaciones sanitarias a los inspectores de la agencia federal de vivienda.

La investigación mostró que al menos 19 niños resultaron envenenados por plomo en viviendas de la NYCHA entre 2010 y 2016, y que “miles de otros estuvieron expuestos a ese riesgo”, según dijo la fiscalía en un comunicado.

Para evitar un largo proceso, se llegó a un acuerdo amistoso con la ciudad, que aceptó invertir unos 1.200 millones de dólares en cinco años para hacer las reparaciones necesarias, bajo la supervisión de un experto federal, agregó el fiscal Geoffrey Berman.

Berman saludó el acuerdo “inédito” que en su opinión representará “un verdadero alivio para los habitantes del NYCHA”.

El alcalde demócrata Bill de Blasio, que asumió el cargo a inicios de 2014 y que durante largo tiempo atribuyó la responsabilidad de los problemas edilicios al equipo municipal anterior liderado por el empresario Michael Bloomberg, se congratuló también del acuerdo.

Luego de “décadas de mala gestión, estoy convencido de que este acuerdo será un giro para la vivienda pública”; la ciudad ahora “cumplirá sus obligaciones con los 400 mil residentes” de la NYCHA, declaró en un comunicado.

 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here