Fotografía: Alexander Klein - AFP
Silverstone, Reino Unido.

La Fórmula 1 tiene una cita este fin de semana en Silverstone (Gran Bretaña) para el cuarto gran premio de la temporada, pero los célebres aficionados que se reúnen cada año en el circuito estarán ausentes este año debido al coronavirus.

Siempre entusiastas, sobre todo cuando un piloto británico gana, se echará de menos a los fans, como también fueron los grandes ausentes en las anteriores carreras de este curso en Austria y Hungría.

El ídolo local, Lewis Hamilton, espera poder lograr una séptima victoria en casa. Es ya el más laureado de la historia de ese Gran Premio, por delante de su compatriota Jim Clark y del francés Alain Prost, que tienen cinco triunfos cada uno.

“Me gustaría tener a los aficionados. Será raro no ver a nadie en las tribunas (…), no ver ninguna bandera. Va a ser un fin de semana un poco solitario sin su energía”, admitió el piloto inglés este jueves.

Hamilton ganó las dos últimas carreras y el seis veces campeón mundial cuenta con 5 puntos de ventaja en la general sobre su compañero de Mercedes, el finlandés Valtteri Bottas, por lo que parece bien encaminado hacia su objetivo de alcanzar a Michael Schumacher y sus siete títulos mundiales.

Este jueves, Hamilton señaló que cree que se compitiendo todavía varios años más y que espera estar en Silverstone en 2021 con aficionados.

Pero Toto Wolff, el responsable de la escudería Mercedes, se mantiene prudente: “Somos uno de los dos equipos cuyos dos coches han terminado todas las carreras este año, pero sabemos cómo puede costar un abandono en términos de puntos”.

– Problemas en Ferrari –

La amenaza más inmediata parece Max Verstappen (Red Bull), a 30 puntos de Hamilton, mientras que los Ferrari están muy lejos, con apenas 18 puntos en el contador de Charles Leclerc y 9 para Sebastian Vettel.

Los problemas de la ‘Scuderia’ parecen impedirles poder rivalizar con los Mercedes.

El coche de este año “no es competitivo”, reconoció John Elkann, presidente del grupo Fiat Chrysler, al que pertenece la marca emblemática italiana de la Fórmula 1. En su opinión, ello es “sobre todo por una serie de errores de concepción del coche”, que afectan tanto a la aerodinámica como al motor.

“Hay que ser sincero en los momentos difíciles y no es fácil, vamos a tener que trabajar mucho para llegar donde queremos”, admitió Leclerc este jueves.

No es el único problema para Ferrari. La marcha anunciada a final de curso de Vettel, que será reemplazado por el español Carlos Sainz Jr, enrarece el ambiente.

Los rumores sobre el futuro de Vettel acompañan además al piloto alemán en las últimas semanas y apuntan ahora a Racing Point, que se llamará Aston Martin la próxima temporada.

“No tengo nada que decir por el momento. Os lo diría si lo supiera, pero no es el caso. Podría llevar todavía dos semanas, quizás más… No tengo prisa”, indicó Vettel este jueves en conferencia de prensa.

Racing Point parece con el viento en popa en este momento, después de sus excelentes sesiones clasificatorias y un buen resultado en Hungría.

En Red Bull, Max Verstappen es actualmente tercero del Mundial, pero su monoplaza está lejos de los Mercedes.

“Evidentemente, puede llover en Silverstone, aunque sea verano en Inglaterra”, subrayó irónicamente. “Me gustan estas condiciones y la lluvia podría redistribuir las cartas”, espera.

El único problema para él es que las previsiones no dan lluvia en el lugar antes del lunes.