Guadalajara, Jalisco.

“No eres para mí un número de expediente ni una estadística”, fue el grito de decenas de madres, hijos e hijas de personas desaparecidas en Jalisco que marcharon la tarde del viernes, de la plaza de la República a la Glorieta de las y los desaparecidos de Jalisco -Glorieta de los Niños Héroes-.

En silencio, más de dos mil 500 personas caminaron entre la mirada de los asistentes a bares de la avenida Chapultepec y el sonido de los cláxones de vehículos embotellados en el tráfico.

A la marcha se unió un contingente de la Asamblea Estudiantil en Paro por Nuestrxs Desaparecidxs, integrada por estudiantes está semana en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la UdeG.

“Jalisco tiene, de enero a la fecha, 608 desaparecidos. Estamos aquí para expresar el dolor y la gran frustración porque no hay nadie a quien acudir cada la indolencia y la incapacidad de las autoridades para encontrar a los nuestros. No hacen lo suficiente y es por eso que estamos aquí, para manifestar este dolor tan grande de no tener nada que festejar este 10 de mayo: día de la madre que no tenemos un hijo que nos lleve flores”: reclamó Guadalupe Aguiar, madre de José Luis Arana Aguilar, quien desapareció el 17 de enero del 2011 en Tonalá.

En la Glorieta, Aguilar dijo que para las madres de personas desaparecidas “el tiempo es implacable y nos lacera con las fechas, pero al mismo tiempo nos da fuerzas para exigir, fuerzas para gritar y fuerzas para buscar”.

La madre de Carlos Eduardo Amador, desapareció el 13 de junio de 2017 en Las Huertas, enlistó los derechos humanos la violados cada que desaparece una persona en Jalisco: a la seguridad, a la justicia y a la paz.

Hubo un minuto de silencio por todas las madres y todos los hijos e hijas desaparecidos en el Estado de Jalisco.

Los grupos musicales Ático 23 y XIK interpretaron melodías como “Sólo le pido a Dios” y “La masa”, que cautivaron a las personas asistentes, quienes irrumpían con gritos masivos como “No están solas”, “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

El vocalista de Café Tacuba, Rubén Albarrán, quien acompañó la marcha, agradeció la labor de búsqueda de las madres que “se van convirtiendo en medicina que la sociedad va necesitando”.


Junto con Ático 23 6 XIK, Albarrán interpretó “Amor divino”, “Trópico de cáncer” y “1-2-3”, está última es una canción que habla sobre personas desaparecidas.

Cristian Rodriguez

Cristian Rodriguez

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Guadalajara. Premio Jalisco de Periodismo 2016 y 2017, ambos en la categoría estudiantes.

Es reportero del sur de Jalisco.
Cristian Rodriguez