Nariz Roja urge a dotar de medicamentos
Fotografía: Cuartoscuro
Ciudad de México, México.

Niños con cáncer en México ven peligrar su vida tras el grave problema de escasez de medicinas en algunas regiones que, sumadas a una falta de política clara en salud, ha agudizado la situación y llevado a los familiares a ampararse para poder tener tratamientos completos para sus hijos.

En el marco del Día Internacional del Cáncer Infantil este 15 de febrero, Omar Hernández, padre de un pequeño con cáncer y quien desde 2018 ha protestado por la falta de medicamentos oncológicos en el Hospital Infantil de México, externa su preocupación por la falta de certeza sobre el abasto de medicamentos.

“Ya llevamos mucho tiempo con esto. El último mes nos resurtieron de vincristina -un medicamento útil para la quimioterapia- pero no sabemos si cuando se llegue a terminar tendremos otro viacrucis para poder conseguirlo”, dice este sábado a Efe el hombre, quien denuncia que desde septiembre de 2018 hay escasez, durante la etapa en que Andrés Manuel López Obrador era presidente electo de México.

Los medicamentos son indispensables en cualquier enfermedad, pero en el caso del cáncer, no contar con ellos resulta un caso de vida o muerte. Así lo explica la doctora Yadira Melchor, especialista en oncología pediátrica. “En los casos de cáncer, es muy importante tratar de llevar los protocolos asignados, porque al tener una pausa disminuimos la posibilidad de supervivencia”, indica.

La especialista detalla que cuando el cáncer infantil se detecta de manera oportuna y se da el tratamiento completo, la supervivencia de los pequeños suele ser de 80 %. Pero si el tratamiento se interrumpe, por lo menos un día, la supervivencia se reduce a la mitad.

Aunque el desabastecimiento no es un tema nuevo, se ha vuelto más constante en los últimos meses, debido en gran parte a la política gubernamental de Andrés Manuel López Obrador de recortar el presupuesto a salud y de la desaparición del Seguro Popular, el cual ha sido reemplazado por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

Omar es padre de Álex, quien fue diagnosticado con cáncer en 2016 y para quien se requería un tratamiento por tres años. Sin embargo, dos años después del diagnóstico comenzaron a faltar medicamentos, por lo que Omar comenzó una lucha para conseguir los fármacos, la cual perdura hasta ahora.

Admite que, aunque cuando empezó con sus protestas era otro Gobierno -el de Enrique Peña Nieto (2012-2018)- y otros papás los que estaban en la lucha, el cambio en la Presidencia no ha hecho que se visualice la gravedad de esta escasez.

Incluso, asegura, hoy teme por su vida, ya que ha sufrido amenazas de muerte por su activismo. Pero ya no teme a nada: “¿Qué más miedo podemos tener que cuando te dicen que tu hijo tiene cáncer?”, afirma.

Emmanuel García vive en la norteña Tijuana, fronteriza con Estados Unidos, y también tiene un hijo con cáncer. Asegura a Efe que desde diciembre empezaron a faltar medicamentos en los hospitales del estado de Baja California y, si bien se han dotado algunos medicamentos, estos han sido insuficientes para la demanda que se requiere.

“La Secretaría de Salud nos responde con 18 dosis cuando se necesitan 90. Por lo que alrededor de 80 pacientes están con desabasto”, indica.

Con molestia y desesperación, admite que el hartazgo ya es mucho pues sienten que las respuestas que han recibido del Gobierno “son una burla” y asegura que, en caso de no tener abasto de fármacos a más tardar este sábado, el domingo bloquearán la garita fronteriza.