Con el cambio tecnológico, los escribanos tradicionales se ven cada vez menos en la capital mexicana. Pero José y Romel se aferran a sus máquinas en la Plaza Santo Domingo elaborando documentos impecables, lo mismo una carta de amor que un contrato de compraventa.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here