Con el cambio tecnológico, los escribanos tradicionales se ven cada vez menos en la capital mexicana. Pero José y Romel se aferran a sus máquinas en la Plaza Santo Domingo elaborando documentos impecables, lo mismo una carta de amor que un contrato de compraventa.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here