Tres personas murieron y 58 resultaron heridas por una fuerte explosión este miércoles en una planta petroquímica en el estado mexicano de Veracruz (este), que provocó un incendio que ya fue controlado y que generó pánico entre la población.

El gobernador del estado, Javier Duarte, dijo a Milenio Televisión que tres obreros de esta planta -ubicada en la ciudad de Coatzacoalcos, en el Golfo de México- perdieron la vida pero la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) dijo a la AFP que no podía confirmar si había muertos ni tampoco las causas del siniestro.

Sin embargo, la petrolera elevó de 30 a 58 los trabajadores heridos por la explosión, que ocurrió alrededor de las 15h15 locales (20h15 GMT) en la planta Clorados 3 de la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV), conocida como Pajaritos.

La planta es copropiedad de Pemex y es operada por la empresa mexicana Mexichem.

Aunque Pemex informó en Twitter que 58 trabajadores de la planta estaban hospitalizados, el gobernador Duarte dijo que hay 105 lesionados en los hospitales. 

En un comunicado, el gobierno de Veracruz dijo que dos personas están graves con “quemaduras de las vías aéreas debido a los gases tóxicos emitidos”, mientras que el resto tienen “quemaduras leves, contusiones y fracturas expuestas”.

El gobernador, que se trasladó al lugar de los hechos, explicó que la explosión fue “muy fuerte” y llegó a sentirse a 10 km de distancia, con lo que afectó a algunos locales de Coatzacoalcos, de unos 305.000 habitantes, y obligó a la evacuación de algunos ciudadanos.

– “Pensé que se iba a incendiar toda la ciudad” –

Además de los vidrios rotos en varios comercios, en Coatzacoalcos y sus alrededores, muchos ciudadanos trataban de digerir el susto que les dejó la explosión.

“Salí de mi casa corriendo porque pensé que se iba a incendiar toda la ciudad”, relató Marcela Andrade Moreno, una vecina de Coatzacoalcos, cuya casa quedó con “todos” sus cristales quebrados.

Como ella, otros vecinos corrieron despavoridos al recordar la explosión que hubo en 1991 en la misma planta del municipio por una fuga de gas y que oficialmente dejó seis muertos, aunque medios locales aseguran que fueron decenas.

“Vivimos en una bomba de tiempo. Esto se iba a poner igual de feo que hace más de 20 años, cuando explotó la planta de Clorados y murieron muchas personas”, decía Abelardo Garduza, un comerciante de la villa de Allende, un cerro ubicado a unos dos kilómetros de la planta.

Garduza explicó que salió corriendo con su familia al monte porque pensaba que la explosión se los llevaría como una “gran bola de fuego”.

La nube de químicos que salió de la planta hizo que las autoridades recomendaran a los ciudadanos que no salieran de sus casas por precaución.

Y el gobierno también ordenó la suspensión de clases en Coatzacoalcos y otros cinco municipios vecinos.

– Los incidentes de Pemex –

Entretanto, el director general de Pemex, José Antonio González, y el titular de Protección Civil se trasladaron a Coatzacoalcos para coordinar la emergencia por instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto.

Los incendios en instalaciones de Pemex se repiten periódicamente, algunas veces, debido a tomas clandestinas en ductos de la empresa. 

En febrero, dos personas fallecieron y al menos siete resultaron heridas por un incendio en una plataforma de la empresa frente a las costas de Campeche (sureste). El año pasado, en esa misma zona, otro incendio en instalaciones de Pemex dejó cuatro muertos.

Pemex, vital para las finanzas públicas mexicanas, afronta la caída de los precios internacionales de petróleo, el robo de combustible por parte del crimen organizado y una drástica baja de su producción, de 3,4 millones de barriles diarios en 2004 contra 2,2 millones en 2015.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here