Ciudad de México, México.

La negociación de los temas complicados en la actualización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tomará varias rondas más, consideró hoy el jefe de la negociación técnica de México, Kenneth Smith.

Obviamente hay temas difíciles que no se van a resolver en esta ronda, que van a quedar para las siguientes reuniones que vamos a tener“, dijo Smith a periodistas en el marco de la quinta reunión de actualización del pacto en la Ciudad de México, que inició formalmente el 17 de noviembre.

Entre los temas complicados, Smith mencionó las reglas de origen del sector automotriz, las compras de gobierno y los planteamientos que ha hecho Estados Unidos en materia textil.

El jefe negociador mexicano dijo que en las discusiones de esta quinta fase, que termina este martes, los representantes de Canadá, Estados Unidos y México tratan de avanzar en los temas en los que hay menos diferencias.

Entre ellos, Smith mencionó el comercio digital, las buenas prácticas regulatorias, telecomunicaciones y los anexos sectoriales.

Los equipos negociadores de los tres países analizan la posibilidad de realizar una “mini ronda” de análisis técnico a mediados de diciembre, agregó.

En lo que respecta a la propuesta del gobierno de Estados Unidos para aumentar la regla de origen en el sector automotriz, Smith reiteró que México no presentará todavía una contrapropuesta.

La administración del presidente estadounidense, Donald Trump, busca elevar dentro del pacto, vigente desde 1994, el porcentaje de contenido regional en materia automotriz al 85 por ciento, con el 50 por ciento sólo de Estados Unidos.

No vamos a responder con una contrapropuesta nuestra en reglas de origen, consideramos que la industria de Norteamérica en automotriz está funcionando con las reglas que existen hoy en día, la discusión técnica seguirá“, dijo el representante mexicano.

Los gobiernos de México y Canadá han externado su deseo de mantener la regla, la más alta en el pacto, en su nivel actual, del 62,5 por ciento para automóviles y del 60 por ciento para autopartes.

Smith dijo que pese a las diferencias de los tres países en ciertos temas, “no hay tensión” en la negociación.

Básicamente México continúa con la visión y el principio básico que lo que buscamos es modernizar el acuerdo, avanzar hacia mecanismos que nos permitan facilitar el comercio y fortalecer el tratado de libre comercio“, precisó.

Los tres países actualizan el TLCAN desde el pasado 16 de agosto a petición de la administración del presidente Trump, quien considera que el acuerdo ha perjudicado a su país e incluso ha amenazado con abandonarlo.

Al final de la cuarta ronda, el pasado 17 de octubre, los negociadores acordaron prolongar las conversaciones hasta el primer trimestre de 2018 para tener más tiempo en el análisis de las propuestas.