Fondo de Cultura Económica precios popular
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El nuevo director de Fondo de Cultura Económica (FCE), Paco Ignacio Taibo II, prometió hoy que convertirá la editorial en una “editorial popular” que baje los precios y lleve la literatura a los barrios.

“Queremos llegar hasta la última de las rancherías de este país”, dijo en rueda de prensa el escritor y activista que asumió la dirección de la editorial el pasado viernes.

Taibo II, muy próximo al presidente Andrés Manuel López Obrador, explicó que el centenar de librerías de que dispone el Fondo dejarán de ser “espacios cerrados” y saldrán a los “camellones”, a las actividades populares, a los barrios y a los tianguis.

La nueva directiva de la editorial impulsará campañas para fomentar la lectura, bajará los precios y adquirirá géneros que hasta ahora no distribuía como libros de ciencia ficción o novela policiaca.

“¿Con qué dinero lo vamos a hacer? Me parece una pregunta maravillosa pero todavía no lo sé. Los vamos a hacer o vamos a morir en el intento”, confesó.

Por el momento, prometió reducirse el sueldo un 40% y acabar con los gastos innecesarios: “No vamos a gastar dinero en cócteles, vamos a poner libros baratos y maravillosos”.

Asimismo, Taibo II quiere dejar de importar libros de editoriales extranjeras y editarlos en México para abaratar su producción y reducir los precios, algo que “no es una cuestión menor”.

“¿Cómo le pedimos a un bachiller que se gaste 300 pesos para un libro cuando se rasca el bolsillo para poder pagarse una torta y el transporte?”, se preguntó el nuevo titular del organismo.

A pesar de las pérdidas económicas que sufren algunas librerías del Fondo, Taibo II prometió “por la Virgen de la Guadalupe” que no va a cerrar ninguna, pero las va a “adaptar a la realidad” de su entorno. “Algunas no funcionan porque venden material universitario lejos de las universidades”, ejemplificó.

Criticó que sus predecesores al frente de la editorial estatal “no eran lectores” y destruían los libros que no se vendían, por lo que sentenció que “quien quema libros es figura menor”.

“No creo que los libros de Miguel de la Madrid y Vicente Fox tengan muchos lectores pero aquí no vamos a destruir ningún libro, ni siquiera los más abominables”, ironizó.

Con tono humorístico, respondió hoy a esa polémica aseverando que “una izquierda sin sentido del humor, sería una derecha”.