Fotografía: Diario El Mundo
Veracruz, México.           

Un río de la zona montañosa central de Veracruz comenzó a secarse por un socavón conectado a los mantos freáticos, reportaron hoy autoridades y habitantes de la zona.

Se trata del cuarto caso desde 2016 en el que ríos pierden su caudal en esa región montañosa de Veracruz, un estado asentado al este de México con cinco grandes regiones hidrológicas: Balsas, Pánuco, Tuxpan-Nautla, Papaloapan y Coatzacoalcos.

Habitantes de la comunidad de San José de Gracia del municipio de Amatlán de Los Reyes denunciaron que el río Tepachero comenzó a disminuir su caudal debido a un socavón.

Reportaron que el 2 de enero el agua corría con normalidad, sin embargo de la noche a la mañana hubo una disminución y descubrieron que la mayoría del agua se filtraba hacia el subsuelo.

El agua es utilizada para abastecer a las comunidades de Manuel León y Cacahuatal.

Autoridades municipales recorrieron la zona para atestiguar lo que ocurría y como primera acción determinaron clausurar la zona para evitar que curiosos se acercaran.

El alcalde de Amatlán de Los Reyes, Eduardo Rojas Camacho, acompañado de personal de Protección Civil, anunció que buscarán una solución al problema para evitar que el río se seque.

En tanto, los pobladores demandaron la intervención de las autoridades de la Comisión Nacional de Agua y de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Entre marzo y abril del año 2016, tres importantes ríos en la misma zona montañosa de Veracruz comenzaron a secarse debido a la formación de socavones ante el asombro de pobladores y autoridades.

El río Atoyac, que atraviesa ocho municipios, desapareció de la noche a la mañana en marzo de ese año. Habitantes de la comunidad Rancho San Fermín, donde se originó el hundimiento, relataron que escucharon un estruendo y sintieron que la tierra retumbaba.

En abril los ríos Tliapa y Tlacuapa -que nacen en los municipios de Chocamán y Calcahualco, en la parte serrana, y se juntan en el Río Seco, ubicado en el municipio de Córdoba- disminuyeron su caudal en 50 % debido a que el líquido se va al subsuelo por dos enormes hoyos en forma de cascada.

Las autoridades de la Secretaría de Protección Civil de Veracruz reportaron en ese entonces que las aberturas conducían a mantos freáticos y tras diversos trabajos rellenaron los socavones y el agua regresó a su cauce.