Pueblo purépecha Michoacán
Fotografìa: Enrique Castro - AFP
Pátzcuaro, Michoacán.

Con el silbido de los caracoles de fondo y el Fuego Nuevo iluminando la noche en la ribera del lago Pátzcuaro, el pueblo purépecha, etnia de Michoacán, celebró con una ceremonia ancestral la llegada del año agrícola.

Las cuatro regiones habitadas por purépechas se reunieron al iniciar este sábado para dejar atrás el fuego viejo que albergaba la comunidad de Naranja de Tapia y encender una nueva llama, conforme a sus tradiciones prehispánicas.

“Esta celebración del Fuego Nuevo (…) para los indígenas tiene un significado profundo del rescate de la cultura y de la identidad”, dijo a la AFP, Crescencio Méndez, purépecha de la región y quien durante años ha participado en la ceremonia.

Pueblo purépecha Michoacán
Fotografía: Enrique Castro – AFP

Abrigados con gruesos sarapes de llamativos colores y diseños, unos 5 mil purépechas participaron en la ceremonia recorriendo la ribera del Pátzcuaro, hasta llegar a un punto donde se encendió una hoguera.

El Fuego Nuevo era llevado por los “cargadores”, los hombres de mayor edad de las comunidades y guardianes de la tradición.

Al paso de la llama, los purépechas pedían a Kurhíkaueri, Dios del Sol y del Fuego, abundancia en los cultivos y permiso para cocinar sus alimentos que les brindarán vida y fuerza durante todo el año.

Pueblo purépecha Michoacán
Fotografìa: Enrique Castro – AFP

Las actividades iniciaron desde el 30 de enero y culminaron al amanecer este sábado.

El Fuego Viejo descansa y ahora el Fuego Nuevo quedó en la sede de Cuanajo, localidad perteneciente al municipio de Pátzcuaro. En el próximo ciclo, la llama será albergada por otra comunidad purépecha, conforme a la tradición.

El pueblo purépecha llegó a conformar un imperio que en el siglo XVI resistió al avance del imperio mexica de los aztecas.

Los purépechas habitan principalmente en el estado de Michoacán y en algunos municipios de estados vecinos.