Ciudad de México, México

La empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) dijo hoy que existe cautela entre los inversionistas petroleros internacionales debido a los volátiles precios del crudo y a los elevados costos para la realización de nuevos proyectos.

“Dada la expectativa predominante de precios de crudo a mediano y largo plazo de entre 50 y 65 dólares por barril, las empresas petroleras internacionales están siendo muy cautelosas antes de comprometerse en proyectos complejos”, señaló Pemex en un comunicado.

La petrolera emitió su postura un día después de que el regulador del sector petrolero mexicano canceló la licitación para buscar un socio a Pemex en el ambicioso proyecto Nobilis-Maximino, en aguas profundas del golfo de México, debido a que ninguna compañía expresó interés para participar en el proyecto.

Pemex informó que este proyecto requiere de una inversión superior a 10.000 millones de dólares, con la primera producción en al menos seis años.

La petrolera agregó que si bien los costos para el desarrollo de proyectos en aguas profundas a nivel mundial han disminuido desde 2104, consultorías especializadas consideran que el precio de equilibrio requerido para los desarrollos en aguas profundas sigue elevado.

Lo anterior ha ocasionado que un número importante de proyectos de desarrollo en aguas profundas continúen diferidos a la espera de mejores condiciones económicas“, agregó.

Según Pemex, otro factor que influye en el apetito hacia nuevos proyectos tiene que ver con los compromisos de inversión adquiridos por posibles oferentes.

En lo particular, Pemex mencionó las inversiones comprometidas en bloques de Brasil hace unas semanas por parte de algunas compañías que tuvieron acceso al cuarto de datos de Nobilis-Maximino.

“Pemex continuará impulsando su estrategia de asociación en diversos campos que presentan menores dificultades técnicas y menores riesgos, como lo establece su Plan de Negocios”, dijo la petrolera mexicana.

El fallo de la licitación de Nobilis-Maximino, un proyecto localizado justo en la frontera marítima con Estados Unidos, estaba previsto para el 31 de enero de 2018, de acuerdo con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), el regulador del sector.