Botas, zapatos, sandalias… 86 pares de calzados son exhibidos en un museo de Ciudad de México, donados por sus dueños con la intención de visibilizar las extenuantes búsquedas de sus seres queridos desaparecidos en México y otros países de América Latina.

La idea de la exposición, del artista mexicano Alfredo López Casanova, intenta “visibilizar una tragedia” que viven México y la región desde hace décadas.

El Museo Casa de la Memoria Indómita está dedicado desde el lunes a los desaparecidos desde 1969 a 2016, la mayoría de los cuales son mexicanos, pero también hay argentinos, hondureños, salvadoreños y guatemaltecos.

Sólo en la última década en México más de 28.000 personas han desaparecido, muchas como consecuencia de la guerra contra las drogas.

Los zapatos que cuelgan en el techo del museo situado en el corazón de la capital mexicana son de un padre, un hermano, una hermana, o un hijo que han recorrido largos caminos. En cada suela hay palabras de amor para la persona desaparecida.

“Los zapatos son parte de la investigación y de lo que construyen (sus dueños) caminando, cuando caminan por la ley por ejemplo”, es decir, cuando sus búsquedas físicas en sitios inhóspitos o sus movilizaciones multitudinarias han provocado cambios legislativos o intentan lograrlos, explicó el artista, que aún espera recibir más calzados para la exposición.

A las suelas de los zapatos se les grabaron en relieve mensajes de sus dueños que fueron calcados con tinta verde en hojas blancas enmarcadas.

“JUAN CHÁVEZ HOYOS. HERMANO, TE AMO Y SEGUIRÉ BUSCÁNDOTE HASTA ENCONTRARTE”, se lee en una.

Las suelas verdes aluden también al concepto de un expediente judicial; tienen los nombres de los dueños del calzado así como la última vez que fueron vistos sus desaparecidos.

Uno de los usuarios de esos calzados es un niño de 9 años que es hijo de uno de los 43 estudiantes de la escuela rural para maestros de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala (Guerrero, sur), un caso que ha conmocionado a la opinión pública mundial.

– Símbolo de esperanza –

El hijo de Virginia Herrera fue secuestrado, de acuerdo con sus propias investigaciones, junto con otras ocho personas por narcotraficantes hace seis años en el estado de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos y donde 5.750 personas han sido reportadas como desaparecidas.

Para esta madre, la exposición puede servir para “que la gente tome consciencia”, porque en Tamaulipas, dice, nunca han contado con el apoyo de nadie.

Otro par de zapatos es de Socorro Arias. Su hijo desapareció en 2012 mientras estaba de vacaciones en el violento estado de Veracruz, con costas en el Golfo de México.

Su cuerpo fue encontrado unos días después, pero tuvieron que pasar cuatro tormentosos años para que una prueba de ADN confirmara su identidad.

Las autoridades “en lugar de comprender a las familias, (las) criminalizan”, espetó Arias.

Sus zapatillas de deporte blancas cuelgan del techo. “No quiero que mi otro hijo viva eso. […] Yo voy a seguir”, dijo enfática en el museo.

La muestra titulada “Huellas de la memoria” estará en este museo dos meses y luego será trasladada a otros estados de México, e incluso se planea que llegue a Estados Unidos, porque políticas de ese país también son “responsables” de algunas desapariciones, sostuvo el artista.

El martes, con motivo del día de la Madre en México, familiares de desaparecidos marcharon por calles de la Ciudad de México para exigir verdad y justicia.

Equipo Editorial
Equipo Editorial

Últimas noticas de Equipo Editorial (ver todos)

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here