Migrantes centroamericanos piden entrar a México
Fotografía: Luis Villalobos - EFE
Ciudad de México, México.

Más de 7 mil 800 migrantes centroamericanos han solicitado entrar a México tras la llegada de una nueva caravana a su frontera sur a partir del 17 de enero, informó este lunes el Instituto Nacional de Migración (INM).

El INM indicó en su Twitter que, sus agentes habían recibido solicitudes de tarjeta de visita por razones humanitarias para 7.805 personas, de las cuales 6 mil 431 son adultos y mil 374 niños.

Los migrantes se registran en su mayoría en Ciudad Hidalgo, Chiapas comunicada con la ciudad guatemalteca de Tecún Umán por un puente sobre el río Suchiate.

Poco más de 6 mil adultos y niños peticionarios del ingreso regular a México son originarios de Honduras, una cantidad que representa el 77 por ciento de las solicitudes totales, según los datos divulgados por el INM.

Conforme la información, el resto de los migrantes que han llegado a la frontera sur mexicana con la nueva caravana son de El Salvador, Guatemala, Nicaragua e inclusive cinco de Haití, dos Brasil y una de Cuba.

Los migrantes comenzaron a salir en caravana a partir del 14 de enero de la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, con la intención de dirigirse hacia la frontera de México con Estados Unidos, país al que pretende entrar.

La nueva movilización se convocó a través de redes sociales buscando emular una primer masiva caravana que recorrió México entre octubre y noviembre pasado para pedir asilo a Estados Unidos desde la fronteriza ciudad de Tijuana, aunque según las autoridades hondureñas ningún participante había sido recibido a la fecha por ese país.

A diferencia de esa primera caravana, que irrumpió en territorio mexicano de manera irregular por el río Suchiate y continuó su camino, la mayoría de los participantes del nuevo flujo han aceptado la oferta del gobierno mexicano de ingresar mediante registro.

Funcionarios mexicanos han explicado antes que la expedición de la tarjeta de visitante por razones humanitarias para este flujo en particular tarda un máximo de cinco días, lapso en el cual los migrantes pueden refugiarse en un albergue que se habilitó cerca de la garita.

No obstante, alrededor de 1.000 migrantes optaron por entrar al país sin registrarse y hoy avanzaban por Oaxaca tras recorrer Chiapas en caminatas y pidiendo raid a camiones.