México anunció un recorte al gasto público de 7.300 millones de dólares, especialmente en su debilitado sector petrolero, y un alza de la tasa de interés para compensar la depreciación de su moneda.

El “ajuste preventivo al gasto de la administración pública federal”, que evitará un “endeudamiento público mayor”, equivale a 0,7% del PIB, dijo este miércoles el secretario de Hacienda, Luis Videgaray en una conferencia.

El ministro sostuvo que el recorte no afectará el presupuesto en materia de seguridad pública, pero sí repercutirá en Pemex, la petrolera estatal.

Videgaray precisó que el gobierno reducirá su gasto “de inmediato” en 1.700 millones de dólares, mientras que la próxima semana, el director general de Pemex propondrá a su consejo un ajuste al presupuesto por 5.477 millones de dólares.

El recorte es producto  de “la volatilidad del entorno externo”, reflejado en la depreciación del peso contra el dólar y la caída en los precios internacionales del petróleo, argumentó el ministro.

Además, “las coberturas petroleras protegen los ingresos del gobierno para 2016 pero no de 2017 (…) por lo tanto es recomendable un ajuste al gasto público que permita alcanzar las metas de consolidación fiscal”, añadió.

Pemex, vital para las finanzas públicas de México, ya había tenido que recortar su presupuesto de gastos para 2015 en un 11,5% ante sus malos resultados.

La petrolera profundizó sus pérdidas en el tercer trimestre de 2015 al sumar 10.193 millones de dólares y su producción de crudo cayó un 5,5% en comparación con el mismo lapso del año anterior, situándose en 2,266 millones de barriles por día.

Videgaray añadió que el gobierno analiza capitalizar a Pemex, pero por el momento “no se han fijado los tiempos y montos”.

– Crecimiento en riesgo –

El recorte podría poner en riesgo el crecimiento de México este año, comentó a la AFP Leticia Armenta, experta en finanzas públicas de la reconocida universidad privada Tec de Monterrey.

“Va a hacer más complicado que se cumpla la meta del crecimiento que se ha establecido para este año, pero por otro lado ante la baja de los ingresos petroleros, no se ven muchas opciones”, consideró la experta.

El PIB de México creció en 2015 un 2,5%, y el Banco de México estima que este año la economía se expandirá entre un 2,5% y 3,5%.

De su lado, el Banco de México anunció que incrementará “en 50 puntos base el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día a 3,75%”.

Agustín Carstens, gobernador del banco central, argumentó que el desplome de los precios del oro negro “ha afectado a las finanzas públicas y a la cuenta corriente”, lo que a su vez se ve reflejado en la depreciación de la moneda mexicana.

Estos factores aumentan la “probabilidad de que surjan expectativas de inflación que no estén en línea con la consolidación del objetivo permanente de 3%”, añadió.

Para Patricia Armenta, esta medida puede ser positiva. “Al elevarse la tasa el inversionista que decida mantenerse en peso tendría un estímulo justamente en esas tasas”, expuso.

El Banco de México también determinó suspender el mecanismo que activaba automáticamente para detener la caída del peso cuando la moneda se depreciaba más de 1%.

Este mecanismo activaba subastas de 200 millones de dólares, indicó el gobernador de Banxico. 

Pero “no descarta la posibilidad de intervenir discrecionalmente en el mercado cambiario en caso de que se presenten condiciones excepcionales en el mismo”, añadió el funcionario. 

La moneda mexicana se depreció en 2015 más 16% como resultado principalmente de la caída del petróleo, el fortalecimiento de la economía estadounidense y la volatilidad de los mercados internacionales.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here