El gobierno de México envió al Senado una iniciativa que busca reformar las leyes para permitir que agentes extranjeros de aduanas y migración puedan portar sus armas en territorio mexicano, argumentando que esto dinamizaría los intercambios comerciales y las relaciones diplomáticas.

Los riesgos que corren los agentes aduaneros se “acentúan ante la problemática trasnacional del tráfico ilegal de sustancias, mercancías y personas, así como de otras actividades ilícitas, por lo que el tema de seguridad de funcionarios, instalaciones y usuarios resulta de particular relevancia”, dice la iniciativa, presentada a través de la secretaría de Gobernación (Interior) y difundida el martes por el Senado.

“México concedería se establezcan zonas de revisión aduanera y migratoria en la que portarían sus armas los agentes de otros países, y a su vez nuestro país establecería sus propias instalaciones en equidad de condiciones”, explicó la Cámara Alta en un comunicado, en el que precisa que “el objetivo es fortalecer el intercambio comercial y las relaciones diplomáticas de México con otras naciones”.

En todo caso, las armas de los agentes extranjeros deberán limitarse a revólveres o pistolas, cuyo calibre en ningún caso podrá ser superior a .40 o su equivalente.

La iniciativa presidencial, que de aprobarse modificaría la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, también pretende que las visitas de alto nivel, sean funcionarios de Estado o de organismos internacionales, “puedan contar con mecanismos de protección y seguridad, con personal y equipo que muchas veces los acompañan desde su país de origen”.

De aprobarse la misiva, la secretaría de Defensa Nacional emitiría las autorizaciones extraordinarias para los agentes extranjeros por un plazo de hasta seis meses, en tanto que para el caso de las visitas de alto nivel sería durante el tiempo de estancia en el país.

La propuesta presidencial fue turnada por la Mesa Directiva del Senado a las comisiones de Defensa Nacional y Estudios Legislativos para su discusión.

México comparte con Estados Unidos una frontera de más de 3.000 km -de las más transitadas del mundo-, y otra de cerca de 1.500 km con Guatemala y Belice. Por estos porosos límites, se trafican constantemente armas, drogas y migrantes indocumentados, por lo que las autoridades de estos países buscan constantemente reforzar la seguridad en sus puntos fronterizos.

La Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego estadounidense realizó entre 2009 y 2010 el controvertido operativo “Rápido y Furioso”, que consistió en permitir el tráfico de unas 2.000 armas de alto poder de Estados Unidos a México con la intención de rastrearlas, pero muchas de esas armas se perdieron de vista en manos de criminales.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here