Por una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Estado mexicano ofreció este viernes una disculpa pública a dos militares dados de baja hace más de una década por padecer VIH, un acto al que no acudió el ministro de la Defensa.

“En nombre de un México que respeta y respalda la encomienda del Sistema Interamericano de Derechos Humanos (…) vengo a hacer extensiva una disculpa pública a las víctimas de los hechos originados en 1998 y 2001 respectivamente”, cuando los militares fueron dados de baja, dijo el secretario (ministro) de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, en la ceremonia.

Las víctimas son un cabo y un subteniente, quienes no estuvieron presentes en el acto y cuyas identidades no fueron reveladas por su seguridad.

La Corte IDH, adonde estos casos fueron llevados después de que agotaron todos los recursos legales en México, emitió una resolución a favor de los militares en 2011, obligando al Ejército a reincorporarlos e indemnizarlos económicamente, aunque un año después pidieron su retiro.

Es la primera vez que el Estado mexicano ofrece disculpas por actos de “discriminación” a militares con VIH.

“Que las fallas del pasado sirvan como base para aprender y construir una sociedad de derechos más sólida”, afirmó Osorio durante el acto en el museo capitalino Memoria y Tolerancia en presencia de los familiares de los ofendidos.

La secretaría de la Defensa envió en su representación a su director de Derechos Humanos, pero no subió al presídium.

Pedro Morales, el abogado que llevó los dos casos, dijo a la prensa que el Ejército ha mantenido inamovible su rechazo a ofrecerles una disculpa desde el fallo de Corte IDH.

La deuda del Estado con los militares “queda solventada desde el punto de vista estrictamente legal, difícilmente desde el punto de vista moral ( ) el Ejército le debe un reconocimiento a esos militares”, declaró Morales.

El abogado enfatizó que “todavía no se respetan plenamente los derechos humanos de los militares con VIH”, que son unos 200, como “el derecho a no ser discriminado, a no ser estigmatizado”.

En 2012 la Suprema Corte de Justicia de México estableció que ningún militar portador de VIH podría ser dado de baja por padecer esa enfermedad.

En México, la secretaría de la Defensa sigue teniendo como titular a un general del Ejército, que en el actual gobierno es Salvador Cienfuegos.

Desde hace casi nueve años, las fuerzas armadas mexicanas están al frente del combate al poderoso crimen organizado y, a pesar de que se han denunciado graves violaciones a los derechos humanos en esta lucha, han recibido siempre el reconocimiento público de los últimos presidentes mexicanos.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here