PARTE 1: El primer día, 5 de febrero de 1995, la señora Leonila Vázquez empezó a entregar bolsas de comida a los migrantes que venían en el tren conocido como “La Bestia”; 20 años después las cosas han cambiado, y de ser miles de migrantes que antes pasaban, hoy como resultado de las políticas federales, las mafias y los abusos, son cada vez menos los que pasan por la comunidad llamada Las Patronas. 

Parte 2: El estado actual en que se encuentra México es abrumador. La calidad de vida para una gran mayoría está muy por debajo de lo que establecen nuestros derechos universales, la ley parece una ilusión, y las espirales de violencia no hacen más que incrementarse. Sin embargo, esta podría ser la puerta para evolucionar y avanzar como Nación, y la llave la tenemos nosotros, todos los ciudadanos. 

Parte 3: La misión que emprendió el Padre Alejandro Solalinde inició en Oaxaca hace más de diez años con una misión en concreto: luchar por la defensa y visibilidad de los derechos humanos de miles de centroamericanos, personas que buscan un futuro mejor. Pero su pasión, su compromiso es con México, con el País entero, y su difícil historia regida por esa triada tiránica de violencia, impunidad y corrupción. 

Parte 4: Cada migrante tiene una historia que contar. Aparte del hambre, la sed y el frío, están las mafias que los van dejando sin nada. Sin embargo, no desisten, quieren llegar a Estados Unidos.  

Parte 5: Los casos de niños migrantes se ha convertido en un gran teatro montado, una verdad a medias de parte de Estados Unidos, asegura la titular del Movimiento Migrante Mesoamericano, Martha Sánchez.  

Urban beat

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here