El Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México intentaba mantener gobernaciones claves en las elecciones de este domingo, como Veracruz, donde una cabeza humana fue dejada cerca de un centro de votación y la casa de un alcalde fue incendiada.

Varios actos de violencia fueron reportados en ese estado rico en petróleo, con costas en el Golfo de México, que ha sido gobernado durante más de 80 años por el PRI del presidente Enrique Peña Nieto.

Veracruz está considerada como el trofeo más grande entre los 12 estados que están en juego, porque ocupa el tercer lugar de las regiones con mayor población (8,1 millones de habitantes) y es clave para las intenciones del PRI de cara a las presidenciales de 2018.

El PRI tiene nueve de las 12 gobernaciones que se disputan este domingo. México tiene 32 entidades federales.

– Disturbios –

En la víspera de las elecciones, una cabeza humana fue encontrada en una jardinera situada al lado de una escuela que este domingo fue usada como centro electoral de Veracruz, un estado plagado de carteles de drogas.

Junto a la cabeza hallada en el municipio de Emiliano Zapata había un mensaje de advertencia contra el alcalde de esa localidad y su hijo, que compite por un puesto en el Congreso estatal, dijo a la AFP un oficial militar.

Y antes del amanecer del domingo, desconocidos prendieron fuego a la casa del alcalde de la comunidad de Acajete, informó su partido, el conservador Acción Nacional (PAN).

Además Joaquín Guzmán, legislador de esa agrupación, reportó que su asistente fue secuestrado este domingo durante algunas horas por enmascarados que irrumpieron en su casa de Tantoyucan.

Lo “pasearon varias horas golpeándolo, amenazándolo, diciéndole que si denunciaba lo iban a matar a él y a su familia”, explicó.

El PAN (de derecha) y el PRD (de izquierda), en alianza para la elección de gobernador, denunciaron que los votantes han recibido en mensajes de texto anónimos amenazas para que no vayan a votar.

El PRI enfrenta una carrera cerrada en Veracruz, donde su candidato está empatado con sus dos rivales, según las encuestas de opinión.

Antes de que iniciarán los conteos oficiales, basados en encuestadoras a boca de urna privadas, comenzó el clásico desfile de triunfadores autoproclamados.

“Derrotamos no solo a un partido político, derrotamos a todo un sistema corrupto”, dijo el candidato del PAN-PRD Miguel Ángel Yunes.

Pero su primo, el candidato del PRI, Héctor Yunes Landa, aseguró también que el triunfo es suyo.

Las encuestas habían mostrado un empate virtual entre los primos y Cuitláhuac García Jiménez, del naciente Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Una victoria en Veracruz de Morena podría ser buen augurio para Andrés Manuel López Obrador, que fundó ese partido después de abandonar en 2012 el PRD, por el que fue candidato presidencial dos veces.

La gestión del impopular gobernador saliente de Veracruz, Javier Duarte, estuvo marcada por casos de desapariciones forzadas por parte de policías estatales, los asesinatos de 18 periodistas y deudas.

– Acusaciones –

En otro estado importante, el PRI es el favorito para mantener la gobernación en Tamaulipas (noreste), donde hace unos días estuvo secuestrado durante 24 horas el futbolista Alan Pulido, del club griego Olympiakos, hasta que logró someter a uno de sus secuestradores, arrebatarle el celular y pedir auxilio.

En ese estado donde operan los poderosos cárteles de drogas del Golfo y Los Zetas, los candidatos del PAN y el PRI colmaron la campaña electoral de acusaciones por supuestamente haber cedido a las presiones de narcotraficantes.

Ambos cárteles han sumido al estado en un ambiente de temor constante. Más de 5.500 personas son reportadas como desaparecidas.

En 2010, durante la campaña electoral el candidato del PRI a gobernador, Rodolfo Torre Cantú, fue asesinado y su hermano Egidio lo reemplazó y fue elegido.

Equipo Editorial
Equipo Editorial

Últimas noticas de Equipo Editorial (ver todos)

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here