Museo parisino expone mosaico
Fotografía: Christophe E Petit - EFE
París, Francia.

Realizado con las plumas de 14 especies de pájaros, un excepcional mosaico confeccionado por artistas aztecas en el siglo XVI en México será expuesto a partir del martes en el museo parisino Quai Branly, que lo adquirió recientemente.

“El Cristo buen pastor y dos escenas de la vida de San Juan Bautista en un paisaje” fue definido por este museo, que expone obras de civilizaciones no europeas, como “una de las más bellas del arte plumario colonial mexicano, de técnica azteca”.

De pequeñas dimensiones (20.4 x 30.12 cm), la obra religiosa en la que Juan Bautista aparece con sus discípulos en un paisaje boscoso está realizada con las plumas de pequeñas aves, como el colibrí, hasta en el más mínimo detalle: los degradados, las barbas e incluso los iris de los ojos.

“Durante el imperio azteca, el arte plumario era extremadamente apreciado. Se fabricaban objetos de prestigio, ropa, objetos ceremoniales… Las plumas tenían un valor sagrado”, explicó a la AFP Paz Núñez-Requeiro, responsable de la unidad patrimonial de las Américas del Quai Branly.

La obra fue realizada a partir de modelos de Flandes y de los países germánicos.

En el siglo XVI “el objetivo de los evangelizadores era utilizar un material cargado de sentido para los indígenas con el fin de facilitar su adhesión a la nueva religión”, según un comunicado del museo.

La obra, que “brilla como el primer día” está conservada en su marco original y detrás lleva una inscripción manuscrita, “Del príncipe”, lo que sugiere que proviene probablemente de una colección principesca del siglo XVI-XVII, dijo la experta.

Fue conservada por una familia aristocrática del suroeste de Francia desde finales del siglo XIX. “Trabajamos para tratar de recomponer su recorrido antes de esa fecha”, según Núñez-Requeiro.

El Quai Branly lo reservó con derecho de adquisición preferente a finales de mayo tras haber sido adjudicado por 283 mil 360 euros, más de tres veces su precio estimado, en una subasta en el hotel Drouot de París, la principal casa de remates francesa.

Precisamente esta semana, México protestó por la celebración de una subasta de arte precolombino en Drouot, al considerar que la mayoría de las piezas, procedentes sobre todo de una colección privada francesa, pertenecían a su patrimonio cultural.

Interrogadas por la AFP sobre la subasta de este mosaico, fuentes de la embajada mexicana en Francia dijeron “estar investigando” el caso.