Museo Ludwig de Colonia
Fotografía: Henning Kaiser - DPA
Colonia, Alemania.

El Museo Ludwig de la ciudad alemana de Colonia comunicó hoy en una conferencia de prensa que algunas de las obras pertenecientes a una de las colecciones más importantes del mundo de arte de vanguardia ruso son falsas.

Se trata de la colección de la vanguardia rusa, que junto al arte pop y a la pintura de Pablo Picasso, constituye uno de los tres focos principales del museo.

La colección comprende unas 600 obras, que datan de 1905 a 1930, entre ellas 100 pinturas. De estas, el museo informó que hasta el momento ha examinado 49 y que de ellas, se supone que 22 no son auténticas, mientras que que 27 sí serían originales.

Desde este sábado y hasta el venidero tres de enero, el museo de Colonia presentará los resultados de su propia investigación en una exposición titulada “La vanguardia rusa en museo Ludwig – Original y falso”.

El anuncio de la exposición ha generado una controversia con la galería Gmurzynska de Zúrich, especializada en arte ruso y a la que el fundador del museo Peter Ludwig (1925-1006), un empresario de la industria del chocolate, comprara unas 400 de las obras de la colección.

La galería quiso ser informada con antelación de los resultados de la investigación sobre la autenticidad de las obras y por ello acudió a los tribunales. En la segunda instancia, la demanda fue rechazada por el Tribunal Administrativo Superior de la ciudad alemana de Münster.

Mediante un comunicado, la galería suiza acusó al museo alemán de haber enfocado mal el asunto: “La colección de obras de vanguardia rusas, que fue donada a la ciudad de Colonia en 2011 por la pareja de coleccionistas Ludwig, es única fuera de Rusia y reconocida internacionalmente”.

“Desafortunadamente, sin embargo, rara vez se muestra en el museo”, criticó la galería Gmurzynska, la cual cuestionó que la exposición que se llevara a cabo bajo la pregunta “¿real o falso?”.

“Esta forma de tratar a la colección es lamentable (…) ciertamente no habría complacido a sus generosos donantes”, cuyos méritos para el arte de vanguardia son indiscutibles, remarcó el centro de arte suizo.

Por su parte, Rita Kersting, directora adjunta del museo subrayó: “Es una colección maravillosa, la colección de vanguardia rusa más importante de Occidente”. Dos salas de la exposición permanente están reservadas para ello.

Según Kersting, el intenso trabajo de investigación al respecto ha evidenciado la importancia de la colección, en tanto las críticas han ampliado el conocimiento sobre los respectivos artistas.

Con la muestra se replantea, según el catálogo, la cuestión de cuán real es el disfrute del arte y que muchas veces, esta percepción se reduce simplemente a la magia del gran nombre: “Cuando hoy estamos frente a la misma imagen, con el mismo aspecto que antes, entonces toda esa metafísica ha desaparecido”.