En medio de la discusión a partir de que el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco aprobó la adquisición de urnas electrónicas para las elecciones del 2012, las opiniones a favor y en contra del dispositivo han sido confrontadas para obtener la mayor veracidad en la información. Así, la opacidad en el proceso de adjudicación, como la propensión de vulnerabilidad de la que es objeto el sistema de votación electrónica, al grado de descontinuar su uso en países desarrollados como Holanda y otras democracias consolidadas, muestran que las urnas electrónicas no garantizan la primera de las garantías en torno al voto, es decir, su libertad y secrecía. Abunda en profundidad sobre ello la colaboración de Rogelio Campos, director general de Medios UDG.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here