Hace una semana el cabildo de Tlaquepaque cambió el decreto de un terreno de 55 hectáreas en el Cerro del Cuatro, con el fin de construir un centro universitario y un desarrollo habitacional; a pesar de que el alcalde con licencia, Miguel Castro, y los gobiernos estatal y federal habían promovido el uso de suelo protegido como parque y áreas verdes.
Por lo tanto, la Universidad de Guadalajara no debe aceptar este “regalo envenenado” que le propone el ayuntamiento de Tlaquepaque, pues los mismos investigadores y ecologistas universitarios han alertado de la necesidad de mantener este terreno como área verde protegida, dice el periodista Diego Petersen en su colaboración para Medios UDG Noticias con Karla Planter.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here