México amaneció hoy ante un nuevo panorama político: tras el inminente regreso del PRI, que como el dinosaurio del cuento de Augusto Monterroso [“Y cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí”] será un dinosaurio todavía más autoritario, famélico, experimentado, voraz, vivito y coleando, pues difícilmente el PRI transformará su naturaleza autoritaria, no conoce otra forma de gobernar, dice Roberto Castelán en su colaboración para Medios UDG Noticias con Karla Planter.
Deberá definirse el futuro de Andrés Manuel López Obrador, de recomponer a la izquierda, de medir la debacle del PAN, de analizar el incipiente tripartidismo, de que los medios de comunicación no sean partidistas, ciudadanizar al IFE y al IEPC, incluir a la ética como requisito de los políticos, no dejar que movimientos como #YoSoy132 caigan, entre otras tareas futuras, dice Castelán, es tiempo de comenzar a construir la democracia, pues este resultado no es producto de la democracia, sino un empujón más para lograrla.
Sin embargo, a pesar de una gran participación ciudadana (más del 60 por ciento del padrón electoral) los partidos no sabrán dar lectura al voto ciudadano y volverán a ser los plutócratas de siempre, los autoritarios de siempre; tendremos mayor autoritarismo con el PRI, es su naturaleza. La menor violencia prometida anoche por Enrique Peña Nieto implicará mayor corrupción, también es la naturaleza del PRI, es lo que saben hacer, agregó Castelán.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here