Desde un caldo de pescado, un plato con tripas crujientes, discos piratas, huaraches, la película de estreno, de todo encuentra en el mercado San Juan de Dios. Pese a la competencia, este mercado es único. Lía, licenciada en nutrición tomó las riendas del negocio familiar de comida y junto con otros comerciantes trabajan para mantener la buena calidad de los alimentos que se ofrecen. La competencia de un Wal Mart cercano les ha hecho perder competitividad, sobre todo en la venta de productos alimenticios. Un locatario afirma que el gobierno es responsable de la agonía de los mercados municipales.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here