Permanecerá el ejército mexicano a la cabeza de la guerra contra la delincuencia organizada hasta que las policías estatales puedan combatirlas por sí solas, aseguró el subprocurador de derechos Humanos de la PGR, Juan de Dios Castro, de vista en Puerto Vallarta.