Tras la muerte de Rubén Zuno Arce, preso en una cárcel de Texas por su implicación en el caso Camarena, resurgen las presuntas pruebas de que simplemente fue un chivo expiatorio, señala la periodista María Antonieta Flores Astorga, en su colaboración para Medios UDG Noticias con Josefina Real.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here