El magistrado Flavio Galván Rivera advirtió hace un año que, además de garantizar los principios constitucionales, así como la libertad y la secrecía del voto en la elección presidencial, el TEPJF debe garantizar la paz social: “Más allá de todos los principios constitucionales y político-jurídicos en materia electoral, el Tribunal es garante de la paz social. Si hace un trabajo adecuado, como un órgano imparcial, de derecho, y hace una calificación de la elección presidencial con estos principios y estas características, tendremos paz social. Entonces es un gran reto, una gran responsabilidad”, declaró al periodista Álvaro Delgado, según dice en su colaboración para Medios UDG Noticias con Karla Planter.

Y agrega Delgado que “La reforma constitucional de 2007-2008 prevé, en el artículo 99, la nulidad de la elección presidencial, una decisión que está en manos de los nueve magistrados que, si actúan con la misma lógica de 2006, podrán generar condiciones de inestabilidad política, como advierte Galván.
“No hay duda de que se sabrá cuánto gastó Peña Nieto para comprar la Presidencia de la República –que en una elección libre jamás hubiera obtenido los votos que se le atribuyen oficialmente–, pero para entonces estará ya instalado en el cargo y con el control de todos los mecanismos represivos con los que dará, seguramente, respuesta a quienes lo impugnen. Los magistrados están en una encrucijada: Ejercen su libertad y sus facultades constitucionales o condenan al país al abismo”.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here