Acusan comerciantes que, debido a las obras de remodelación del malecón de Puerto Vallarta, se ha provocado una catástrofe financiera en las familias vallartenses. Debido al desplome de las ventas, los recortes de personal han aumentado en un 80 por ciento y varios locales se encuentran cerrados, en venta o en renta.