El viejo modelo político mexicano autoritario, unipartidista, corporativo, presidencialista, clientelar, se reproduce en cada uno de los partidos, por lo que en el fondo, una restauración se ve imposible porque no se logran las reformas necesarias. Por ello, a México le espera un futuro incierto, dice Guillermo Garduño, especialista en temas de seguridad nacional de la UAM, en su colaboración para Medios UDG Noticias con Karla Planter.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here