En el enfrentamiento entre MVS y Los Pinos, iniciado hace un año y medio, cuando Carmen Aristegui cuestionó periodísticamente la salud del presidente Calderón con base en indicios sobre un supuesto alcoholismo, y recrudecido desde la semana pasada, luego de la negativa del gobierno calderonista para que MVS obtuviera la concesión para proveer el servicio de banda ancha, “el empresario sí presentó evidencia documental, mientras que los funcionarios básicamente aportaron dichos”, dice Rogelio Campos, analista político y director general de Medios UDG en su comentario para el noticiero con Karla Planter.

“La soberbia de los gobernantes mexicanos les hace pensar que su salud y posibles adicciones no son de interés público. Creen que una vez instalados en la silla, nadie debe conocer si hay riesgos de que puedan abandonarla antes de tiempo o si cuentan con la lucidez necesaria para tomar decisiones. Su altivez los lleva a creer que con sus dichos pueden disipar las dudas. En la Unión Americana, los presidentes se someten a un examen médico periódicamente. En el sitio de internet de la Casa Blanca, http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/rss_viewer/potus_med_exam_feb2010.pdf, se puede consultar el penúltimo examen al que se sometió Barack Obama, y el último se encuentra en http://www.nationaljournal.com/whitehouse/full-text-memo-from-doctor-on-obama-s-physical-exam-20111031

“Acá las cosas son diferentes. La palabra del inquilino de Los Pinos, replicada por su corte, debe ser suficiente para convencer. ¿Para qué recurrir a la ciencia o a los documentos si con el dicho presidencial basta? Olvidémonos de los elementos que dan certeza, quedémonos con la creencia”, agrega Rogelio Campos.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here