El caso de los hermanos Rojas Cardona, relacionados con el manejo de casinos en México, quienes donaron 200 mil dólares a la campaña de Barack Obama, según reportes recientes, comprueban la sentencia de Max Weber: “el que paga, manda”, señala el especialista en seguridad nacional Guillermo Garduño en su comentario para Medios UDG Noticias matutino con Karla Planter.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here