El caso de los hermanos Rojas Cardona, relacionados con el manejo de casinos en México, quienes donaron 200 mil dólares a la campaña de Barack Obama, según reportes recientes, comprueban la sentencia de Max Weber: “el que paga, manda”, señala el especialista en seguridad nacional Guillermo Garduño en su comentario para Medios UDG Noticias matutino con Karla Planter.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here