El panorama que tendrá Enrique Peña Nieto en el próximo sexenio para combatir al narco, luego de la guerra calderonista que ha dejado más de 60 mil muertos, no es halagüeño: deberá convocar a todas las fuerzas políticas para definir una política que no se base en construir una figura presidencial, sino en desarticular cárteles de la droga, buscar la alternancia, sobre todo en los estados del norte del país y tomar decisiones considerando los efectos en o desde Estados Unidos, dice Guillermo Garduño, especialista en seguridad nacional de la UAM, en su colaboración para Medios UDG Noticias con Karla Planter.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here