El debate de la Ley antiaborto debe quedar al margen de principios religiosos, asegura Roberto Castelán, profesor investigador de la Universidad de Guadalajara.