A pesar de que los estrategas del PRI denosten a Andrés Manuel López Obrador como un mal perdedor, un lastre, un peligro y un divisor de México (como ejemplifica los adjetivos del diario El País, coincidentes con versión del PRI), los movimientos y la radicalización de las movilizaciones sociales no se detendrán por ello, dice Roberto Castelán en su colaboración para Medios UDG Noticias con Karla Planter.
Los ganadores creen que atacando a AMLO defienden a la izquierda sana, pero lo que intentan hacer es dividirla. Sin embargo, los movimientos ya se están radicalizando porque vieron que su voto no vale; lo hacen al margen de López Obrador, y continuarán así aunque éste se desmarque de acciones que no vayan por la vía legal e institucional, dice el investigador de Culagos.
Agrega Castelán que estamos viendo un proceso parecido al de 2006, cuando todos señalaban la intervención de Fox en las elecciones y que éste negó hasta que cinco años después aceptó haber intervenido para evitar que AMLO llegara a la presidencia. Así, dentro de 5 o 6 años seguramente se confirmará la compra y coacción del voto por el PRI, pero como siempre, no pasará nada.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here