Con el revuelo que han causado las opiniones de Felipe Calderón al diario The New York Times, sobre un presupuesto pacto del PRI con el narcotráfico para negociar el cese a la violencia, el presidente se expone a ser criticado con el mismo derecho de sus objetores. Se le cuestiona su actuar como mandatario que no reclama diplomáticamente la injerencia de Estados Unidos, directa o indirectamente, o la permisividad en el tránsito de armas y drogas, señala Osiris Cantú en su colaboración semanal para Medios UDG Noticias.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here