Desde un principio, dice Diego Petersen, era evidente que en el SIAPA las cosas iban a acabar mal, por el hecho de poner en la dirección del sistema de aguas a un político panista con aspiraciones electorales y autorizado y protegido por gobernadores. A pesar del gran escándalo, del desfalco y de haber invertido recursos públicos en cuentas riesgosas, Rodolfo Ocampo no va a pisar la cárcel.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here