Álvaro Delgado dice que algo, quizá todo, está podrido en el futbol mexicano. La noche del domingo pasado en el partido Morelia-Cruz Azul hubo heridos por arma blanca y de fuego tras la cobarde agresión del jugador Cristian Giménez contra un aficionado y que inició una gresca que llegó hasta las tribunas con dos heridos de gravedad. La respetabilidad de la que gozaba Giménez se derrumbó.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here