El Papa Benedicto XVI vino a México como jefe de Estado pero también como líder religioso, lo que convierte al acto oficial ambiguo, en el que evitó referirse o reunirse con víctimas de pederastia, resaltó el investigador de la UNAM, Fernando González González, del Instituto de Investigaciones Sociales y coautor del libro “La voluntad de no saber”, en entrevista para Medios UDG Noticias con Josefina Real.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here