El Panteón de Mezquitán de Guadalajara, a pleno medio día lucía lleno este 10 de mayo. Entre los pasillos se veía a la gente pasar con sombrillas y cachuchas para resguardarse del sol abrasivo y cargando flores para las mamás que ya no están entre los vivos. Además llevaban botes de agua para limpiar la tumba y sentarse a rezar, cantar y hasta conversar con sus difuntos.
El segundo oficial paramédico Miguel Macías que se encontraba entre el grupo de Bomberos de Guadalajara y resguarda el Panteón de Mezquitán, hizo algunas recomendaciones para este día.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here