mujeres wixárikas
Fotografía: Juan González
Guadalajara, Jalisco.

“De aquí en adelante, siempre vamos a tener voz”, dijo María Trinidad Reza, ex gobernadora tradicional de Tatei Kie (San Andrés Cohamiata), al presentar los resultados del proyecto de educación cívica “Construyendo sororidad con mujeres wixárikas”, financiado por el Instituto Nacional Electoral (INE).

El proyecto lo realizó la asociación civil Centro para el Desarrollo Igualitario y los Derechos Humanos (Cedidh) durante seis meses en San Andrés Cohamiata, municipio de Mezquitic, en el que un grupo de mujeres de la etnia de la región Norte de Jalisco, realizó un diagnóstico de los problemas que ellas enfrentan y la importancia de participar en la toma de decisiones en el espacio público comunitario.

Diez mujeres presentaron los resultados ante el presidente de la Junta Local del INE, Carlos Manuel Rodríguez Morales, y ante diversas agrupaciones sociales, quienes relataron que su voz no es escuchada por las autoridades tradicionales en sus comunidades.

Amalia Bautista López, mujer wixárika campesina y artesana, expresó que las mujeres de San Andrés son líderes porque también quieren el bienestar de la comunidad.

“Líder puede ser una persona que se preocupa por su comunidad y por su bienestar. Unidad de mujeres para el bien común, trabajo colectivo, trabajar sin diferencias, compartir experiencias y aprendizajes”, advirtió.

Fátima González Regalado, coordinadora del proyecto, señaló que con el trabajo realizado en la etnia, se pretende que exista una mayor participación de las mujeres en el terreno político.

“Impulsar la participación política, el ejercicio de la voz, pero es también tejer esa alianza invisible de la cotidianidad entre nosotras. Empezar a derribar estas competencias y estos estereotipos para saber que es nuestra necesidad básica y nuestro interés estratégico, ser cómplices, desde ahí se teje construyendo sororidad”, apuntó.

mujeres wixárikas
Fotografía: Ignacio Pérez Vega

Rosa María Castillero Manzano, coordinadora del Centro para el Desarrollo Igualitario y Derechos Humanos, explicó que como producto del proyecto, las mujeres wixárikas realizaron una agenda de género y una guía didáctica para que otras comunidades “repliquen” la experiencia. Se realizó una memoria y un video de la experiencia.

“El proyecto que realizamos es un proyecto integral. No solo se limitó a la capacitación que se hizo a lo largo de seis meses en seis sesiones de trabajo, con las mujeres wixárikas, sino que se realizaron una serie de actividades en la comunidad, actividades de integración, actividades de acompañamiento y se generaron varios productos tangibles”, explicó.

El presidente de la Junta Local del INE, Carlos Manuel Rodríguez, informó que se apoyaron 40 proyectos que resultaron seleccionados de entre 300 que se presentaron en todo el país para profundizar en la educación cívica.

“El INE no solo organiza elecciones federales y tiene participación en la organización de elecciones locales, sino que también tiene como una de sus finalidades, contribuir para el desarrollo de una cultura cívica”, apuntó.

Durante cuatro semanas, las mujeres wixárikas realizaron el bordado colectivo de la palabra “sororidad”, que significa hermandad entre mujeres con respecto al tema de género.

En una asamblea que realizaron las mujeres de San Andrés Cohamiata enlistaron los cuatro principales problemas que viven en su localidad, para los que buscarán soluciones: salud, agua potable, embarazo entre adolescentes y la participación de las mujeres en la toma de decisiones en su comunidad.

El INE aportó $399 mil 472 para la realización del proyecto de educación cívica.

Ignacio Pérez Vega

Ignacio Pérez Vega

Reportero en Canal 44
28 años como periodista, en medios escrito, radiofónico y televisivo. 17 de ellos en Radio UdeG, con amplia experiencia en temas como: Movilidad, educación, trabajo y desarrollo urbano, pero además en cobertura en temas de política y administraciones tanto municipales como estatales. Becario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), en periodismo educativo en 2006.
Ignacio Pérez Vega