Uganda
Fotografía: Chim Reports
Kampala, Uganda.

Seis personas murieron y decenas estaban desaparecidas en el distrito de Bududa, en el este de Uganda, tras los deslizamientos de tierra provocados por las fuertes lluvias, anunciaron este miércoles las autoridades y la Cruz Roja local.

En esta región montañosa, situado a los pies del Monte Elgon, el alúd de tierra más importante “mató a seis personas”, declaró el ministro responsable de la Gestión de Catástrofes, Hillary Onek, en una rueda de prensa en Kampala, la capital. “Hubo varios pequeños corrimientos de tierra”.

En total, “17 personas resultaron heridas, entre ellas cinco mujeres, cuatro hombres y ocho niños”, añadió, precisando que las autoridades registraron 50 familias “desplazadas”, un número que, según él, aumentará.

La Cruz Roja ugandesa había indicado antes que, según “las primeras informaciones”, unas 150 casas podrían haber sido destruidas, con unos 50 desaparecidos.

Según la portavoz de la Cruz Roja, Irene Nakasiita, “hubo fuertes lluvias en la región de Bududa que provocaron deslizamientos de tierra” y numerosas destrucciones.

El distrito de Bududa, en la frontera entre Uganda y Kenia, es una zona de alto riesgo para los aludes de tierra.

En 2018, al menos 41 personas murieron cuando se desbordó un río de la zona. Y en 2010 un centenar de personas fallecieron en un corrimiento de tierra.

El gabinete del primer ministro ugandés, Ruhakana Rugunda, explicó por su parte que hubo “desprendimientos de tierra y destrucciones de bienes, así como personas desaparecidas”.

“En total estimamos que las más de 100 mil personas que viven en condiciones precarias en las pendientes del Elgon están en gran peligro, y tiene que ser realojadas para evitar el riesgo de deslizamientos de terreno”, dijo el gabinete.

El diputado local Godfrey Watenga declaró a la AFP que los corrimientos de tierra tuvieron lugar el martes por la noche.

“Es un suceso trágico. Muchas personas habrían muerto y muchas estarían desaparecidas, pero intentamos obtener detalles porque los pueblos afectados son de muy difícil acceso“, añadió.